Hidrocele

Un hidrocele (del griego hydros (‘agua’ o líquido) y cele (‘quiste’ o ‘tumor’) es la acumulación patolológica de líquido seroso en el interior de una cavidad en el cuerpo humano.

El tipo de hidrocele más común es el hidrocele testis, la acumulación excesiva de fluido en el cordon espermático, entre las dos capas de la túnica vaginal que recubre el testículo y la cara interna del escroto.

Patogenia

En terminos coloquiales, el testículo está alojado en una funda, llamada escroto. Entre ellos hay una pequeña cantidad de líquido, que permite que el testículo sea muy móvil y sea menos vulnerable a posibles traumatismos. El hidrocele testis ocurre cuando la cantidad de líquido aumenta debido a una inflamación de uno o ambos testículos, o bien por la obstrucción de un vaso sanguíneo o un vaso linfático, haciendo evidente el aumento de tamaño de la bolsa escrotal. La genesis del hidrocele adquirido todavía no se ha resuleto por completo. Puede que se fundamente en un antecedente de inflamación de los testículos, como la epididimitis, un tumor, una torsión testicular o, en un 25-50% de los casos, por un traumatismo.

Normalmente, los hidroceles secundarios a infecciones se resuelven con la inflamación.

Cuadro Clínico

Suele asemejarse a un balón suave que por lo general no permite palpar el testículo. Los hidroceles varían bastante en tamaño, generalmente son indoloros y no malignos. Los hidroceles de gran volumen causan considerable incomodidad por razón del tamaño. Un hidrocele puede ser diferenciado del cancer de testículo, ya que el hidrocele es suave y fluido, en tanto que un cáncer testicular es duro e irregular.

Tratamiento

El método de tratamiento más antiguo consiste en introducir una aguja y extraer el líquido existente mediante una jeringa. Sin embargo, debido al alto riesgo de infección y a la alta probabilidad de recurrencia de un nuevo hidrocele, este método se emplea actualmente sólo en pacientes para los cuales una intervención quirúrgica no es recomendable.

Actualmente se recurre a la cirugía, que está indicada cuando el paciente sufre molestias o cuando se siente incómodo por su aspecto. El cirujano practica una incision en el escroto o en la parte baja del abdomen, extrae el líquido en exceso, y estrecha el volumen del tejido para evitar que éste vuelva a acumularse, evertiendo a la vez la túnica vaginal de forma que la cara exterior de ésta quede hacia el interior, a fin de recuperar su capacidad de absorción.

La intervención se hace de manera ambulatoria, aunque bajo anestesia general o locorregional (bloqueo), por lo que es recommendable permanecer una noche en el hospital. Durante uno o dos días después de la intetrvención el paciente deberá llevar un vendaje, y durante unos días más mantener apoyado el escroto con un calzoncillo que ajuste entre las piernas.

Por motivos de la intervención el testículo o testículos se inflaman y permanecen inflamados por un tiempo prolongado, un tiempo que varía de persona a persona, pudiendo ser un mes o más. Sin embargo esta hinchazón no es motivo de alarma pues la misma desaparece con el tiempo. La inflamación no impide que se haga su vida normal.

Complicaciones

Un hidrocele testicular generalmente no afecta la feritilidad. Las complicaciones se pueden derivar de la cirugía del hidrocele y pueden abaracar:

  • Hematomas.
  • Infección de la herida.
  • Lesión del tejido o estructuras del escroto.
FUENTE: patients.uroweb.org / Wikipedia

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar