Hiperplásia Benigna de Próstata

¿Qué es la prostata?

La próstata es una glándula situada en las vías urinarias inferiores, debajo de la vejiga y que rodea la uretra. Sólo los varones tienen próstata. Se encarga de producir el líquido que contiene el semen y está formada por músculos lisos que contribuyen a expulsarlo durante la eyaculación.

Una próstata sana tiene el tamaño aproximado de una nuez grande, con una capacidad de 15-25 mililitros. La próstata va aumentando poco a poco de tamaño a medida que el hombre envejece.

Crecimiento benigno de próstata

Las enfermedades de la próstata suelen ir asociadas al envejecimiento, pudiendo producir algunos síntomas molestos en las vías urinarias inferiores de los varones a partir de los 50 años. Con mucha frecuencia dichos síntomas se deben a un aumento del tamaño de la glándula, lo que se conoce como crecimiento benigno de próstata (CBP). Es importante saber que CBP no es cancer de próstata ni llega a serlo aunque se deje sin tratar. Sin embargo, ambas patologías pueden desarrollarse al mismo tiempo al ir envejeciendo, por lo que conviene consultar con el úrologo para exponerle cualquier preocupación al respecto.

¿En qué consisten la hiperplasia benigna de próstata (HBP), crecimiento benigno de prostática benigna (OPB)?

La hiperplasia prostática benigna es una afección benigna común que, en mayor o menor medida, la padecen todos los hombres. Esta afección se asocia a los cambios hormonales que se van sucediendo al envejecer estos.

En aproximadamente la mitad de estos hombres, la HPB puede derivar en un crecimiento prostático benigno (CPB). A partir de ahí, el crecimiento puede obstruir el flujo urinario, una afección que se conoce como obstrucción prostática benigna (OPB) que aparece en, más o menos, la mitad de los hombres que padecen un crecimiento.
En la consulta hacemos referencia a estos tres términos:

Síntomas asociados al CBP

El crecimiento benigno de próstata obstruye la uretra o la salida de la vegija ocasionando síntomas de obstrucción. Los síntomas, a los que normalmente se les conoce como síntomas del tracto urinario inferior (STUI), pueden ser causados por el CBP pero también pueden ser debidos a otras afecciones que afectan al sistema urinario. En los hombres que padecen CBP, estos síntomas pueden afectar a la micción de varias maneras, a saber:

  • En el modo en que se retiene la orina en la vegija (almacenamiento).
  • En la manera de orinar (evacuación).
  • En la sensación que queda tras orinar (posmiccional).

Los síntomas relacionados con el almacenamiento incluyen:

  • Necesidad de orinar más a menudo de lo normal.
  • Necesidad de levatarse por la noche para orinar.
  • Necesidad repentina de orinar y dificultad para posponer la micción.
  • Pérdidas involuntarias de orina.

Los síntomas relativos a la micción pueden ser:

  • Chorro de orina débil.
  • Chorro de orina ramificado.
  • Flujo de orina entrecortado.
  • Esfuerzo al orinar.
  • Tiempo de espera hasta que sale el chorro de orina.
  • Más tiempo de lo normal en terminar de orinar.
  • En casos muy aislados, retención urinaria crónica o aguda.

Síntomas postmiccionales:

  • Sensación de que la vejiga no se ha vaciado del todo.
  • Pérdidas involuntarias o goteo de orina poco después de salir del servicio.

Diagnóstico del crecimiento benigno de próstata

En primer lugar, el médico o personal de enfermería elaborará su historial médico y realizará una exploración física en ocasiones incluido un tacto rectal. A continuación, pueden hacerle análisis de orina o de sangre, pruebas de imagen de la vegija y la próstata como una ecografía, y cualquier otra que se considere necesaria como el caso de la flujometría.

Vigilancia sin tratamiento de los STUI en hombres con CPB

En caso de tener una sintomatología leve, se puede realizar un seguimiento del STUI.

Consejos sobre el estilo de vida

  • Beba al menos 1 litro de líquido al día y pregunte a su médico si puede beber más cantidad.
  • Beba menos antes de efectuar viajes largos y durante los mismos.
  • Beba menos a última hora del día para no tener que levantarse por la noche a orinar.
  • Evite beber alcohol y cafeína, ya que aumentan la producción de orina e irritan la vegija.
  • Intente hacer ejercicio 2 ó 3 veces a la semana. El sedentarismo puede hacer más difícil orinar y causar retención urinaria.
  • Lleve una dieta rica y equilibrada.
  • A veces la orina salpica y puede mojar el asiento del inodoro o el suelo del baño.
  • Para evitar esa situación, algunos hombres prefieren orinar sentados, mientras otros optan por orinar en un recipiente y vaciarlo a contiuación en el inodoro.

Tratamiento quirúrgico en los STUI en hombre con CBP

Supongamos que ya le han diagnosticado crecimiento benigno de próstata (CBP) y que su médico le recomienda operarse. En este apartado se describen distintas opciones quirúrgicas para que pueda considerarlas con él y conjuntamente decidir cuál es la más indicada para Vd.

Los factores que influirán en la decisión son, entre otros:

  • Sus síntomas y su calidad de vida.
  • El tamaño de su próstata.
  • Su historial médico.
  • Los tratamientos que puede ofrecer su hospital y el que sea major en manos de su urólogo.
  • Sus preferencias y valores personales. No existe un tratamiento ideal para todos los pacientes.

¿Cuándo debe pensar en operarse?

Cuando sus síntomas empeoran a pesar de haber recibido tratamineto farmacológico.
Cuando tenga complicaciones causadas por el CBP o esté en riesgo de tenerlas. Estas complicaciones pueden ser:

  • Insuficiencia renal.
  • Dilatación de los riñones.
  • Incapacidad para orinar (retención de orina).
  • Infección recurrente de las vías urinarias.
  • Frecuente presencia de sangre en la orina.
  • Si no tolera bien el tratamiento farmacológico.
  • Durante una intervención quirúrgica el médico elimina la parte agrandada de la próstata (también conocida como adenoma).

Hay distintos tipos de procedimientos quirúrgicos, todos ellos encaminados a mejorar su flujo miccional. Los principales procedimientos quirúrgicos son:

  • Resección transuretral de próstata (RTUP)
  • Incisión transuretral de la próstata (ITUP)
  • Prostatectomía abierta
  • Tratamiento con laser
  • Stents próstaticos
  • Ablación transuretral con aguja (TUNA)
  • Terapia transuretral por microondas (TUMT)

Vaporización de la próstata mediante láser verde

La vaporización puede ser una opción a considerar si Vd. tiene una próstata de menos de 100 mililitros. Como con este procedimiento apenas se pierde sangre, está recomendado para hombres que necesitan tomar anticoagulants debibo a otras patologías.

¿Cómo se lleva a cabo la vaporización mediante láser verde?

Para la vaporización mediante láser se aplicará anestesia general o epidural. Una vez anestesiado, el cirujano utiliza un cistoscópio para acceder a la vejiga a través de la uretra sin tener que hacer ninguna incision en la parte baja del abdomen. Este instrumento lleva un láser para realizar la vaporización y una pequeña cámara, la cual ofrece al cirujano una imagen de la próstata de gran calidad en un monitor de video. Durante la intervención, el láser calienta una pequeña parte de la próstata, cuyo tejido empieza a evaporarse al llegar al punto de ebulición. Tras finalizar, se coloca una sonda vesical con el fin de drenar la orina, así como para efectuar un lavado continuo de la vejiga y de la uretra con solución estéril para impedir la formación de coágulos de sangre. Tendrá que llevar sonda unos días hasta que cicatrice la uretra y pueda orinar por sí mismo.

¿Cómo me preparo para la intervención?

No deberá comer, beber ni fumar durante las 8 horas previas a la operación para prepararse para la anestesia. Si está tomando alguna medicación deberá comentárselo, ya que posiblemente tenga que interrumpirla varios días antes de la intervención.

¿Cuándo podré hacer vida normal?

Por lo general se puede abandonar el hospital en 12-48h después de la intervención. Tras la cirugía, puede presentar sangre en la orina, y también experimentar dolor al orinar. Esta situación puede durar varias semanas.

Durante 4 a 6 semanas después de la intervención:

  • Beba entre 1 a 2 litros de líquido al día, preferentemente agua.
  • No levante peso superior a los 5kg.
  • No realice ejercicios físicos intensos y evite montar en bicicleta.
  • No tome baños termales ni vaya a la sauna.
  • Evite el estreñimiento por medio de una dieta adecuada.
  • Si toma alguna medicación, hable con su médico.
  • Evite tener relaciones sexuales durante 2 o 3 semanas. Después de una vaporización por láser podría experimentar una eyaculación retrógrada, situación crónica en la que el semen ya no puede salir por la uretra durante el orgasmo, sino que se dirige a la vejiga y posteriormente se expulsa al orinar.

Deberá ir al médico o volver inmediatamente al hospital en los siguientes casos:

  • Si tiene fiebre.
  • Si no puede orinar por sí mismo.
  • Si tiene grandes pérdidas de sangre o dolor.

FUENTE: patients.uroweb.org / Wikipedia

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar