Tumor renal (Cáncer de riñon)

El CÁNCER DE RIÑÓN es un crecimiento celular maligno (un tumor) en los riñones. Su nombre médico es carcinoma de células renales. Un tumor de riñón puede ser benigno también. Cáncer de riñón es un término genérico. Hay varios tipos de tumores de riñón y varios estadios de la enfermedad. Su tratamiento dependerá de las características específicas de su tumor en particular. El cancer de riñón representa alrededor del 2% de los cánceres diagnosticados en todo el mundo. Debido al uso más frecuente y a las mejoras en la tecnología de la ecografía y la tomografía computerizada o TC, tambiñen conocida com TC, también conocida como TAC cada vez se diagnostican más casos de cancer de riñón en etapas más tempranas. El cáncer de riñón se encuentra más frecuentemente en hombres que en mujeres. La mayor parte de los casos se diagnostican entre los 60 y 70 años.

Estadios de la enfermedad

Existen los varios estadios de cancer de riñón. Si el tumor se encuentra limitado al riñón, y no se ha extendido a otros órganos, se llama cancer de riñón localizado. En el cancer de riñón localmente avanzado el tumor ha crecido fuera del riñón, afectando a los tejidos vecinos, e invadiendo vasos sanguíneos, la glándula suprarenal, o los ganglios linfáticos. Los medicos hablan de enfermedad metastásica cuando el cancer se ha extendido a vasos linfáticos alejados, o a otros órganos.

Factores de riesgo para el cáncer de riñón

Las causas del cáncer de riñón son a menudo difíciles de determinar. Algunos factores de riesgo generales son el tabaquismo y la obesidad. Tener un familiar de primer grado con cáncer de riñón, o la tension arterial elevada también son factores de riesgo potenciales. Algunos cambios en el estilo de vida, como dejar de fumar, o mantener un peso adecuado, pueden reducir el riesgo de desarrollar cáncer de riñón.

Diagnóstico

En la mayor parte de los casos el cáncer de riñón es asintomático, lo que quiere decir que no hay síntomas claros que indiquen su presencia. La mayoría de los tumores de riñón se encuentra al realizar una ecografía o alguna prueba de imagen similar realizda por otras razones, como dolor lumbar.

Dado que hay varios tipos de tumor renal, el médico realizará distintas pruebas para conocer mejor su situación concreta. Una tomografía computerizada (TC) o una resonancia magnética (RMN) mostrará el tamaño del tumor, y si ha invadido venas renales, ganglios linfáticos, u órganos vecinos. Estas pruebas son importantes para plantearse tratamientos futuros.

Con los resultados de su escáner, el urólogo podrá definir el estadio de la enfermedad. Analizando el tejido del tumor, obteniendo ya sea mediante una operación quirúrgica, o por biopsia, el patólogo determina el subtipo de tumor y si es o no una forma agresiva. Estos datos de estadio, subtipo y agresividad del tumor conforman su clasificación.

La clasificación del tumor se utiliza para estimar su pronóstico individual. Basándose en su pronóstico individual, su médico le ofrecerá la estrategia de tratamiento más adecuada en su caso.

En algunos casos usted puede necesitar algunas pruebas para evaluar su función renal. Esto es importante especialmente si usted solo tiene un riñón, o si tiene riesgo de insuficiencia renal por ser diabético, hipertenso, tiene una infección crónica, o alguna enfermedad renal.

Tratamiento cáncer renal localizado

La major opción de tratamiento de un tumor de riñón es la extirpación quirúrgica.
El tumor de riñón localizado se puede extirpar tanto mediante una nefrectomía parcial como una nefrectomía radical. Ambos procedimientos se pueden hacer por cirugía abierta o laparoscópica.

Mediante la nefrectomía parcial solo se extirpa el tumor, dejando intecto el resto del tejido renal sano. Esta técnica se emplea siempre que sea posible. Si no es possible quitar el tumor y dejar el resto del riñón intacto su médico le recomendará realizar una nefrectomía radical. Ello significa que se quitará el riñón en el que está situado el tumor, junto al tejido que lo envuelve.

En algunos ocasiones la cirugía puede no ser la mejor opción. Puede ser por edad o por tener otras enfermedades, por ejemplo. Si el tumor tiene menos de 4cm su médico puede proponerle realizar vigilancia activa. En esta opción su médico le programará un calendario de visitas para vigilar el tumor. Si el tumor continua creciendo usted puede precisar algún tratamiento adicional. En este caso la terapia ablativa puede ser una buena opción. La terapia ablativa puede realizarse tanto con ablación con radiofrecuencia (ARF) o crioterapia. El objetivo de estas técnicas es destruir las células tumorales calentándolas (ARF) o congelandolas (crioterapia).

Seguimiento

Tras una nefrectomía por cáncer de riñón su médico planificará un calendario de visitas de revisión. La frecuencia de esas visitas dependerá de la clasificación del tumor extirpado. El seguimiento dura al menos 5 años. Algunas pruebas frecuentes en estas visitas son las TC abdominales, las ecografías, las radiografías de tórax, y los análisis de orina y sangre.

FUENTE: patients.uroweb.org / Wikipedia

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar